//
estás leyendo...
Textos

La versión oficial sobre Ayotzinapa se derrumba

El Telégrafo, Ecuador
Lunes 7 de septiembre de 2015
Sección Mundo, página 14

Paula Mónaco, corresponsal en México

Se derrumbó la versión oficial sobre el caso Ayotzinapa. A 345 días de los hechos, el Grupo Interdisciplinario de Expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (GIEI), presentó su informe de trabajo que deshizo, una por una, las hipótesis que las autoridades mexicanas han defendido sobre los ataques en contra de estudiantes normalistas y el destino final de los 43 que continúan desaparecidos.

Después de seis meses de trabajo en el terreno, los expertos de GIEI presentaron conclusiones entre las cuales destacan: que la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre en Iguala los estudiantes no portaban armas; quienes los atacaron nunca los confundieron con narcotraficantes; diversas corporaciones –incluido el Ejército- participaron de los hechos; las autoridades de seguridad del país supieron en tiempo real lo que ocurría en el estado de Guerrero y es científicamente imposible que hayan sido calcinados en el basurero de la ciudad vecina de Cocula.

“Todo está soportado en documentos oficiales, pruebas del expediente, declaraciones tomadas por el grupo y reportes oficiales”, advirtió Ángela Buitrago, una de las integrantes del GIEI junto a Claudia Paz y Paz, Francisco Cox, Alejandro Valencia y Carlos Beristáin. Los integrantes del equipo, quienes son académicos y expertos reconocidos a nivel internacional, presentaron su informe ante cientos de personas entre familiares, funcionarios del gobierno mexicano, invitados y prensa. Durante casi tres horas ofrecieron detalles del caso que en este último año ha sacudido al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

A partir de reportes oficiales, informaron que a las “17 horas 59 minutos 13 segundos” se hizo el primer reporte oficial en el Cuadrante 4 (C-4). Es decir, tanto mandos locales como nacionales estuvieron informados en tiempo real de cada movimiento que realizaron los normalistas ese día, desde media hora después su salida de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos.

Beristáin indicó que integrantes de varias corporaciones participaron de los ataques en contra de los jóvenes: Policía Federal, Policía Estatal, Policía Ministerial, Policía Municipal y Ejército, tanto uniformados como agentes de inteligencia. En diversos momentos y escenarios, algunos fueron agresores y otros mantuvieron presencia a modo de vigilancia, atestiguaron y reportaron lo que ocurría.

Respecto al destino final de los 43 desaparecidos, Francisco Cox reveló que de las cuatro versiones integradas en el expediente oficial de las autoridades mexicanas “ninguna se sustenta en la evidencia. Las horas no coinciden”. Afirmó también que la hipótesis de que fueron asesinados y calcinados en el basurero de Cocula, la llamada “Verdad histórica” del gobierno mexicano, se descarta por ser “no veraz”.

Ello después de una detallada explicación científica con base en el peritaje independiente que realizó el académico peruano José Torero, experto fuego. Para incinerar a una persona, explicó Beristáin, “lo óptimo es un horno crematorio y en esas condiciones se requiere de 90 a 120 minutos consumir un cuerpo. El aire libre –es decir un lugar abierto como el basurero de Cocula- es un contexto muy ineficiente porque el 40% del calor se irradia hacia los lados”.

Las autoridades han asegurado que los 43 normalistas fueron calcinados allí con neumáticos, maderas y otros elementos en un lapso de 16 horas entre la medianoche del 26 de septiembre y las cuatro de la tarde del día siguiente. Beristain desechó esa hipótesis al afirmar que según estudios de Torero, “un solo cuerpo requiere 700 kilogramos de madera, 310 kilogramos de neumáticos, y la incineración es de 12 horas. En el caso de 43, la carga es de 30100 kilogramos de madera, 13330 kilogramos de neumáticos y 60 horas”.

“Se llega a la conclusión –remató- de que los muchachos no fueron incinerados en el basurero de Cocula”. Afirmación que desvanece la versión oficial y abre nuevos interrogantes, ¿qué ocurrió entonces con ellos? ¿Dónde están? ¿De dónde obtuvieron las autoridades mexicanas los dos restos óseos calcinados del estudiante Alexander Mora Venancio, que ya fueron identificados por pruebas de ADN?

El quinto camión

Los expertos del GIEI advirtieron que el Estado mexicano no ha investigado lo ocurrido en torno de los dos camiones que tomaron la salida de Periférico Sur y quedaron detenidos a la altura del Palacio de Justicia de Iguala, lejos del lugar donde los demás estudiantes sufrieron ataques con armas de fuego. Uno de los autobuses, el coche 1531 de la empresa Estrella de Oro, llevaba dentro a normalistas “todos desaparecidos” hasta hoy, dijo Claudia Paz y Paz, y de otro, de la línea Estrella Roja, no se ha indagado nada. “Esta escena del crimen no fue procesada por la Procuraduría Estatal ni la Procuraduría General de la República”.

El misterioso quinto camión, del que nada se sabe, podría ser clave para explicar las razones de los ataques. Los expertos alertaron que causas judiciales vigentes en Atlanta, Estados Unidos, investigan el accionar del grupo delictivo Guerreros Unidos, que domina Iguala, y “hablan de características de un bus adaptado para transporte de estupefacientes”. Es decir, los normalistas podrían haber “tomado” un autobus de línea comercial privada que en realidad era utilizado para transportar drogas. “Hay que analizar, es una hipótesis”, indicó Beristáin.

Sin resolverse aún ese aspecto, lo único certero es que “el modus operandi muestra es un ataque masivo, deliberado, en el que participaron personas con capuchas y otras se las quitaron, lo cual muestra el grado de impunidad”. Así concluyó: “Debe darse un replanteo general de la investigación en función de los resultados que presentamos”.

“¡Fue el Estado! ¡Fue el Estado!”, gritaron decenas de personas al término del informe. Y aunque el enviado de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, se retiró sin realizar declaraciones, el Presidente de la República reaccionó casi de inmediato por medio de Twitter. En su cuenta en esa red social dijo “He dado instrucciones para que las investigaciones de los trágicos sucesos de Iguala tomen en cuenta los elementos aportados por la GIEI”. Enseguida le contestó el sobreviviente Omar García, “@EPN Veremos si esta vez si cumples, no como en oct los 10 puntos y estos 11 meses de investigación Telenovelezca”. (I)

Lea el informe completo del Grupo Interdisciplinario de Expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (GIEI) aquí

Liga a la nota:
http://www.telegrafo.com.ec/mundo/item/la-version-oficial-sobre-ayotzinapa-se-derrumba.html

untitled

Anuncios

Comentarios

Un comentario en “La versión oficial sobre Ayotzinapa se derrumba

  1. Paula, nuestro abrazo desde ARGENTINA, en especial de DIEGO ZANDRINO.

    Publicado por Noelia Stang de Zandrino | 9 septiembre, 2015, 11:49 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: