//
estás leyendo...
Textos

Ayotzinapa, 11 meses de dolor

El Telégrafo, Ecuador
Jueves 27 de agosto de 2015
Sección Mundo

Paula Mónaco Felipe

Dolidos y cada vez más enojados, los familiares de los 43 estudiantes de Ayotzinapa protestaron este miércoles 26 de agosto en la Ciudad de México, al cumplirse 11 meses de la desaparición forzada de los normalistas en Iguala, estado de Guerrero.

Padres, madres, hermanos y compañeros de los desaparecidos recorrieron embajadas y sedes diplomáticas de otros países para pedir que la comunidad internacional tome una postura activa frente al caso.

Golpearon las puertas porque, 11 meses después, los estudiantes continúan desaparecidos y aunque hay más de 100 personas detenidas, el caso está impune.

Más tarde marcharon por el centro de la capital, acompañados por unas mil personas, y realizaron un acto final, en un rincón del Zócalo. No hubo un gran escenario ni una multitud, como ocurría durante los primeros meses, pero los familiares puntualizaron que seguirán caminando y golpeando puertas hasta encontrarlos.

Reclamaron fuerte al presidente Enrique Peña Nieto. Blanca Nava, madre del desaparecido Jorge Álvarez Nava, le habló directo desde el pequeño escenario a un lado del Palacio Nacional: “Le exijo que ya diga toda la verdad, ¡basta de mentiras!”.

Emiliano Navarrete, padre de otro estudiante desaparecido, José Ángel Navarrete, también se dijo indignado por el accionar del gobierno mexicano. “En estos 11 meses no hemos visto ni una persona que tenga palabra en el pinche gobierno -dijo-. Nosotros hemos llegado de frente pensando que eran hombres de palabra pero nos hemos dado cuenta de que no deberían estar siquiera ahí”.

Estudiantes y familiares pidieron públicamente que las autoridades extiendan el permiso de trabajo al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes que envió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Explicaron que solo confían en los peritos independientes.

En la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014, el grupo de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos desapareció tras ser secuestrado presuntamente policías municipales y delincuentes de la banda Guerreros Unidos. La versión oficial dice que los muchachos fueron asesinados, arrojados a una fosa cerca de Iguala y luego incinerados hasta convertirlos en cenizas. Pero la llamada “verdad histórica”, como en su momento calificó a las conclusiones de la investigación oficial el entonces procurador (fiscal) Jesús Murillo Karam, no dejó satisfechos a los familiares de las víctimas.

Liga a la nota:
http://www.telegrafo.com.ec/mundo/item/los-familiares-de-normalistas-en-huelga-de-hambre.html

untitled

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: