//
estás leyendo...
Textos

El agobio en la prisión orilló a Nestora Salgado a ponerse en huelga de hambre

Liga a la nota:
http://www.jornada.unam.mx/2015/05/10/politica/007n1pol

Paula Mónaco Felipe
Periódico La Jornada
Domingo 10 de mayo de 2015, p. 7

Ya no come, sólo toma agua. Nestora Salgado se ha declarado en huelga de hambre porque está desesperada. “Si es necesario morir, pues así será, porque estoy muerta en vida”, expresó a su familia vía telefónica desde el penal de máxima seguridad de Nayarit.

Su hija Saira Rodríguez explica que las condiciones de reclusión se han hecho cada vez más agobiantes. “Los primeros seis meses fue obligada a tomar agua de la llave” y la han mantenido en aislamiento. Ahora, dice, “está demacrada; tiene manchas en la piel aparentemente por mala nutrición; no le dan sus medicinas y la encerraron con una interna que la ha amenazado. Sufre de colitis y pidió los alimentos conforme a lo que recetó un nutriólogo, pero la celadora de los negó y la encerró”.

Ha solicitado atención médica “pero le dijeron que no tenía nada y la mandaron con un siquiatra para medicarla”. La familia de la comandanta regional de la Policía Comunitaria de Olinalá, Guerrero, sospecha que en la cárcel le administran sustancias para sedarla, aun cuando “el siquiatra la dio de alta y le dijo que los dolores que sufre no son sicológicos sino a raíz del accidente” automovilístico que tuvo en 2001. Desde entonces requiere medicamentos, terapia y ejercicio a diario, un tratamiento que nunca ha recibido dentro del Centro Federal de Readaptación Social cuatro El Rincón.

Allí ha sido sometida a exámenes médicos, pero los familiares de Nestora no confían en los resultados positivos que arrojaron las pruebas, porque las dolencias de Salgado son mayores cada día. Temen “que sea como el caso de Alberto Patishtán (maestro tzotzil preso durante 13 años), que le decían que no tenía nada hasta que lo vieron médicos de confianza y se supo que tenía un tumor. Nosotros no hemos podido tener acceso a doctores de confianza”.

Desde la cárcel, la dirigente social ha denunciado que no tiene derecho a un debido proceso. Saira remarca ahora que “durante estos meses (casi 19), sus acusadores nunca han ido a careos, nunca se le ha dado ampliación de declaración, absolutamente nada”.

Tampoco se han cumplido acuerdos, dice, porque “el 28 de enero pasado se solicitaron medidas cautelares; el 29 de febrero hubo una reunión con la Secretaría de Gobernación, derechos humanos y la directora del penal donde prometieron sacarla del aislamiento, permitirle visitas familiares, darle acceso a medicación, entre otras cosas. Sin embargo, hasta la fecha todo ya empeorado”.

La comandanta de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) de la región Montaña de Guerrero fue detenida el 21 de agosto de 2013 acusada de secuestro y secuestro agravado. El 2 de abril de 2014, el Poder Judicial de la Federación, por medio del primer tribunal unitario del vigésimo primer circuito, dictó “auto de formal libertad” porque al momento del arresto ella ejercía funciones de policía comunitaria reconocidas por ley. Pese a la resolución favorable, Nestora Salgado sigue presa.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: