//
estás leyendo...
Textos

Cherán, un ejemplo de autogestión que rechaza las elecciones en México

Liga a la nota:
http://telegrafo.com.ec/mundo/item/cheran-un-ejemplo-de-autogestion-que-rechaza-las-elecciones-en-mexico.html

El Telégrafo,
15 de febrero de 2015

Paula Mónaco Felipe, corresponsal

Aquí no habrá elecciones, dicen con firmeza los pobladores de la comunidad indígena Cherán, en el estado de Michoacán. Se ahonda así la tensión política en torno a los comicios previstos para el próximo 7 de junio en la República mexicana.

“La gente no va a votar por gobernador y todo eso. Cherán no acepta ya más partidos políticos. Cero votaciones y cero partidos aquí”, asegura Mulish, uno de los 4 coordinadores de la Ronda Comunitaria, fuerza ciudadana que desde 2011 controla la seguridad en la población de la etnia purépecha con 14 mil habitantes.

“¿Por qué no queremos elecciones ni partidos? Por lo que ha venido sucediendo (con ellos): robos y malos tratos. Uno trata de mejorar, de cambiar el sistema, de trabajar sin corrupción”.

En entrevista con EL TELÉGRAFO relata que la experiencia ha sido contundente. Para ellos las agrupaciones políticas partidarias “no cuidan a la comunidad, cuidan puros intereses. Por ejemplo, a las personas que tienen abarrotes o ganado iban y les cobraban una cierta cantidad de dinero. Pedían una cantidad, luego más y más hasta que ya no podían pagarles. Era un tipo de extorsión”.

– ¿Había un vínculo entre los partidos políticos y el crimen organizado? “Los mismos partidos son la maña (como en México se llama al narcotráfico). Se protegen entre ellos”.

Cansados del acoso de la delincuencia organizada y de la complicidad de las autoridades, los habitantes se levantaron el 15 de abril de 2011. Con campanadas llamaron a reunión urgente y enseguida montaron barricadas para controlar los accesos. Siguió un proceso de organización de acuerdo con usos y costumbres indígenas. Así lograron que el 2 de noviembre de ese mismo año el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, máximo órgano electoral del país, les reconociera el derecho a elegir representantes municipales según su tradición ancestral y sin participación de partidos políticos. Ganaron la pelea por la autonomía a nivel local y desde entonces no se han realizado comicios estatales ni generales. Cherán no votó al presidente en 2012 y tampoco lo hará, aseguran, en las próximas elecciones.

Como ellos, otros municipios se niegan a instalar urnas en la jornada del 7 de junio, cuando 83,3 millones de mexicanos están convocados a elegir a diputados y autoridades locales. En el estado de Guerrero, por ejemplo, 7 de las 10 oficinas del Instituto Nacional Electoral (INE) están tomadas en el marco de protestas por la desaparición forzada de 43 estudiantes de Ayotzinapa. Familiares y compañeros de los normalistas también llamaron al boicot. “Esta será una de las elecciones más complejas, sino la más compleja, que ha enfrentado el país”, admitió Lorenzo Córdoba, presidente del INE, en entrevista con una agencia internacional. Argumentó que además de los problemas de seguridad que persisten desde 2007, se suma ahora la creciente protesta social.

Exitosa autonomía

Cuatro años después del levantamiento, en Cherán hay puestos de control, barreras y cámaras de seguridad que reemplazan a las primeras fogatas y barricadas elaboradas con bultos.

Unas 80 personas, la mayoría hombres, realizan las tareas de seguridad que incluyen revisión de autos, recorridos y monitoreo durante las 24 horas. Previenen el ingreso de criminales y el contrabando de madera, un tema de vital importancia en esta zona del sur de Michoacán donde varias generaciones han vivido del bosque. En años recientes la tala ilegal de coníferas había crecido a tal grado que detonó la crisis política de 2011.

El régimen autónomo ha logrado reforestar cerca de 30% de lo destruido, aseguran las autoridades comunitarias. Para cortar un árbol, explica Mulish, se debe pedir autorización al “Consejo de Bienes Comunales”, ente que “los revisa y si están plagados pueden bajar la madera”, pero cuando se detecta producto extraído ilegalmente “se retiene a las personas, se las lleva al consejo y se les llama la atención o se busca un arreglo”. Generalmente la pena significa el compromiso de reforestar con cerezo y pinos de viveros comunitarios, vendidos con precio simbólico de un peso mexicano ($ 0,07 centavos).

La comunidad de Cherán designa a responsables de administración, desarrollo social y diversas áreas. Se mantiene viva la tradición del “Consejo de Ancianos” y también hay un “Consejo de Honor y Justicia, que lleva trámites familiares, pleitos, riñas de borrachos y robos”, que siguen un reglamento propio: “En el centro, en la pérgola, se exhibe a quienes les gusta agarrar lo ajeno. Se les pone un letrero que dice ‘me gusta robar’ para que la comunidad los conozca”.

Cuando alguien incurre en un delito grave es remitido al Ministerio Público. En este pueblo autogestivo “se cobran impuestos igual que en todos. Paga el que vende cerveza, el que tiene carnicería, etc. Pero el dinero es para la misma comunidad”.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: